El auge de la terapia ecuestre en personas con discapacidad

El auge de la terapia ecuestre en personas con discapacidad

Siempre han existido terapias alternativas, sin embargo, en la actualidad están en auge. Cada vez son más las personas que deciden probarlas y notar sus beneficios. Una de las más sonadas es la terapia ecuestre, esta es una alternativa que da muy buenos resultados en niños y adolescentes con alguna discapacidad intelectual e incluso física.

Con esta terapia, el caballo es el instrumento terapéutico, además de emocional. Ayuda a la mejora de la salud de estas personas, ya que se genera una conexión motivacional. Se fomenta la autonomía, la integración social y la satisfacción personal.

El juego se ve como una terapia, mejorando muchas capacidades:

  • Físicas, ayuda a mejorar la coordinación psicomotriz, la postura y el equilibrio.
  • Afectivas, con estas actividades experimentan diversas emociones.
  • Creatividad e imaginación
  • Cooperación
  • Desarrollo mental y sensorial, trabajan la memoria, el razonamiento, la imitación como aprendizaje, el lenguaje…

Esta hipoterapia genera una unión muy especial entre el paciente, su mentor-terapeuta y el caballo. Es una metodología muy relajada y natural, el usuario casi no es consciente del tratamiento que está recibiendo debido a que se encuentra en un ambiente de diversión y recreativo.

Por tanto, esta modalidad terapéutica cada vez tiene más presencia. Debido a sus gratos resultados en el campo de la neurorrehabilitación, es una terapia muy adoptada en niños con parálisis cerebrales. Ya que restablece la simetría corporal, ayuda a controlar el tronco del cuerpo y mejora el equilibrio. Estos resultados se han observado en un estudio con niños que tienen parálisis cerebral espástica bilateral, se observó que tras 8 semanas había una mejora muy significativa en la velocidad de marcha y cinemática de la pelvis. Además del equilibrio.

En otro colectivo de pacientes con discapacidad, en este caso con trastorno del espectro autista ha a demostrado que con esta terapia ecuestre los niños muestran una mayor interacción social. Con estos animales se ve favorecida la comunicación e interés hacia el entorno social que los rodea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *