Las personas con discapacidad, 40 puntos por debajo de la población general en el mundo laboral

Las personas con discapacidad, 40 puntos por debajo de la población general en el mundo laboral

La tasa de empleo de las personas con discapacidad es del 25,5%, muy lejos de la población en general, que alcanza el 65,9%. Una diferencia de 40 puntos porcentuales distancia a un colectivo del otro. Y es que, solo una de cada cuatro personas con discapacidad tiene empleo.

Antes de la pandemia COVID-19, en España había más de 1.250.000 personas con discapacidad en desempleo. Todavía se desconoce cuál será el impacto de la crisis sanitaria, aún es pronto para saberlo. Pero, los antecedentes no invitan al positivismo, ya que la brecha -antes de la COVID-19- era bastante grande.

Los datos recogidos del Informe 5 del Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo de la Fundación ONCE también presentan la diferencia salarial, que existe entre las mujeres y hombres con discapacidad. El salario medio bruto anual de las mujeres con discapacidad es de 17.730 euros, frente a los 21.079 euros que perciben los hombres de media. Es decir, la brecha salarial es de algo más del 16%. Otro dato a tener en cuenta es el salario medio bruto anual de las mujeres sin discapacidad, que es de 20.606 euros.

Los datos evidencian la dificultad del acceso al mundo laboral de las personas con discapacidad. Las diferencias entre un colectivo y otro son más que evidentes. Un total de 1.254.200 personas con discapacidad están desempleadas, principalmente por la situación de incapacidad permanente.

En 2018 se contrataron a 339.119 personas con discapacidad, el 1,5% del total de los realizados en ese ejercicio. Del total de contratos realizados a personas con discapacidad, solo 36.938 se establecieron como contratos específicos para personas con discapacidad, el 10,9% del total. A todos estos datos, hay que sumar la tasa de temporalidad, que es del 89,3%. El salario medio bruto anual se establece en 19.726,2€ y desde 2010 se ha reducido en 827€. Una situación totalmente contraria a la de la población en general, cuyo crecimiento de salario es muy leve, pero constante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *